Sujet Bac 2014 – STMG – LV2

Sujet 2014 LV2 – STMG – Métropole

 

Documento 1

Hijo de un dentista y de una cultivada ama de casa, Daniel Carter había crecido en la confortable convencionalidad de la pequeña ciudad de Morgantown, West Virginia, arropado por el aire de los Apalaches y por el sueño común de sus padres según el cual su primogénito —buen alumno, buen deportista, buen chico— habría de convertirse con los años en un brillante abogado(1) o un prestigioso especialista en cirugía. Por lo menos. Pero, como suele pasar en estos casos de cándido convencimiento unilateral, los planes de los progenitores acabaron circulando por un lado y los pasos e intereses del hijo por otro.
—He estado dando vueltas(2) a mi futuro.
Dejó caer la frase como quien no quiere la cosa, entre un bocado de ternera y unos guisantes hervidos. En una cena como tantas otras. En un atardecer de domingo cualquiera.
—¿Derecho por fin?— preguntó la madre risueña(3) con el tenedor cargado de puré de patata a medio camino entre el plato y la boca.
—No.
—¿Medicina, entonces?— preguntó el padre maldisimulando su satisfacción.
—Tampoco.
Le miraron atónitos mientras él les narraba con voz firme lo que no habrían podido ellos llegar a imaginarse. Que al término de sus estudios universitarios iniciales, no tenía ningún interés en especializarse en leyes a pesar de haber sido admitido en la Universidad de Cornell. Que la medicina no le interesaba lo más mínimo, que no sentía la menor fascinación por el funcionamiento de la jurisprudencia o el cuerpo humano, que no se le antojaba ni remotamente apetecible un futuro rodeado de jueces, quirófanos, inculpados o bisturíes. Que lo que quería hacer con su vida era conocer otras culturas. Y dedicarse a estudiar literatura. Extranjera, por más señas.
El padre se quitó la servilleta con extrema lentitud y la vista concentrada en el mantel.
—Disculpadme— musitó.
El portazo(4) retumbó en toda la calle. La madre, con el tenedor suspendido todavía en el aire, se quedó sin habla mientras las lágrimas empezaban a brotar de sus hermosos ojos verdes a la vez que se preguntaba dónde y cuándo se habían equivocado en la crianza(5) de aquel hijo al que creían haber proporcionado una educación ejemplar.

María Dueñas, Misión Olvido, Ed. Planeta 2012

1) un abogado: un avocat /  (2) dar vueltas a: (ici) réfléchir à / (3) risueño,a: souriant,e / (4) el portazo: le claquement de porte /  (5) la crianza: l’éducation

Documento 2

Consejos de Mario Vargas Llosa a jóvenes universitarios

La cada vez mayor automatización de los estudios puede crear “personas encarceladas dentro de otra vida”, por eso apoyó el seguir la vocación de cada uno.
A lo largo de la conferencia, Vargas Llosa recalcó a los jóvenes la necesidad de que sean ellos quienes tomen las riendas(1) de su propio destino, y no teman tomar decisiones arriesgadas en pos de(2) la felicidad vocacional, aunque eso suponga penurias materiales.
El éxito económico o social, precisó, no debe ser confundido con la felicidad que da sentirse realizado, en la que no caben pozos de amargura(3) que se abren en caso de no elegir el camino que uno verdaderamente desea.
Vargas Llosa no quiso ser abogado, ni siquiera periodista —que lo fue— al darse cuenta de que el oficio no era tan primo hermano(4) de la literatura como pensaba— y se dedicó a sufrir profesionalmente como escritor, extrayendo palabras muertas de su cerebro para hacerlas cobrar vida sobre un papel.

rpp.com.pe, Miércoles 02 de marzo de 2011

(1) tomar las riendas: prendre en main
(2) en pos de: à la recherche de
(3)no caben pozos de amargura: ici, il n’y a pas de place pour le regret
(4) un primo hermano: un cousin germain